Menú Cerrar

Previo del GP de Japón 2019: un tifón y Mercedes amenazan Suzuka

La Gran Circo aterriza en Japón para dar el pistoletazo de salida a último tramo de la temporada 2019 en medio de una incertidumbre. Los pronósticos meteorológicos auguran un fin de semana complicado y obligará a los equipos a estar mirando más al cielo que a la pista. Un nuevo tifón, Hagibis, de categoría 5, azotará al sudoeste de Japón a finales de esta semana, coincidiendo con la celebración del Gran Premio y también del Mundial de Rugby. En cuanto a lo que pueda ocurrir en Suzuka, el sábado se prevé el peor día y está en riesgo la clasificación. Por el momento, ni FIA ni la organización del Suzuka International Racing Course se han pronunciado al respecto y habrá que esperar a cómo se desarrolla el tifón. 

Más claro parece el panorama en el plano deportivo. Mercedes y Lewis Hamilton han vuelto al redil de las victorias y han destapado, una vez más, las grietas en el seno de la Scuderia Ferrari. En Rusia se vivió el último capítulo de rebeldía e incomprensión, con Leclerc y Vettel en el foco de atención, que finalmente acabaron llevándose los hombres de Mercedes al firmar el octavo doblete de la temporada. Y, para más inrri, ahora llega Suzuka, territorio dominado por los de Brackley desde la llegada de la era híbrida y aciago para los de Maranello, que suman un podio (Vettel 2015) desde entonces. 

Michael Schumacher fue el último vencedor con Ferrari en suelo nipón. Además, es el hombre con más victorias en Suzuka (6), pero este fin de semana podría pasar a compartir esa estadística si Lewis Hamilton logra la décima victoria de la temporada. Sería el segundo motivo de celebración en Mercedes, si la formación plateada logra sumar 13 puntos más que Ferrari, proclamándose así campeón de constructores por sexto año consecutivo. Otro de los alicientes a tener cuenta en esta cita es la actuación de Red Bull, que corre en casa de su motorista (Honda) y penalizó en Sochi para poder poner toda la carne en el asador y brindar a su público, por qué no, una victoria. La cita nipona les viene perfecta para resurgir tras unas carreras desdibujados y muy lejos de optar al triunfo. 

Respecto a la clase media, McLaren volverá a reunir toda la atención. Y es que tanto Carlos Sainz como Lando Norris, llegan a un circuito de velocidad media, que se adapta bien a las características del MCL34. Desde Woking son optimistas por los pasos adelante que están dando esta temporada, que es sin duda la mejor de los últimos años. Ocupan desde principio de temporada esa mencionada e importante cuarta plaza, a 33 puntos tienen Renault y a 46 a Toro Rosso. La escudería del rombo trae algunas mejoras para intentar reducir el hueco con su clientes británicos en el ala delantera, pero llegan tarde y bajo un elevado estado de crispación por la ausencia de resultados y fiabilidad. 

Tierra de importantes fabricantes y con una gran cultura en el motorsport, Japón ha sido el escenario de batallas entre leyendas de este deporte. Recordaréis el adelantamiento de Fernando Alonso a Michael Schumacher por fuera en la curva 15 en 2005 o los accidentes entre Senna y Prost en 1989 y 1990. También ha sido el trazado en el que se han resueltos campeonatos como el de James Hunt en 1976 por un punto sobre Niki Lauda; el tercero de Michael Schumacher en el 2000, el primero con Ferrari; o más recientemente el de Sebastian Vettel en 2011. Esta vez no habrá alirón, pero la simbiosis de Suzuka con la impredecibilidad reinante en las últimas carreras, sumado a la previsión de lluvia, augura emoción y una dosis de automovilismo en estado puro. 

Deja un comentario