Menú Cerrar

El súper domingo encumbra a Mercedes

Fue un fin de semana atípico en Suzuka. De la amenaza del tifón Hagibis, el cambio de horarios, el retiro en los hoteles de pilotos, medios y aficionados, al enorme saco de emociones vividas en el ‘súper domingo’. La jornada comenzó con la sorprendente pole de Vettel y el doblete de Ferrari, con Leclerc segundo, relegando a los Mercedes, principales favoritos, a la segunda línea de la parrilla. 

El sueño y la alegría de conseguir la victoria en suelo nipón 15 años después le duró poco a los italianos. Como si hubieran subido a la emblemática noria de Suzuka, Vettel y Leclerc pasaron de estar desaparecidos el viernes en los libres, a firmar el domingo la pole y perder otra vez una carrera que tenía de cara. Tardaron poco en echar al traste todo el buen trabajo realizada escasas horas antes en la clasificación. Un error en la salida de Vettel y la ansiedad de Leclerc de recuperar las posiciones perdidas en los primeros metros de carrera propició un toque con Max Verstappen y la entrega de la victoria y el sexto título de constructores a Mercedes. 

Así pues, los de Brackley logran una hazaña histórica y superan la cifra de cinco campeonatos consecutivos por equipos conquistados en los años dorados de Ferrari y con Michael Schumacher al volante. Ya son el quinto equipo más laureado de la historia y no tienen muy lejos seguir ascendiendo posiciones: Ferrari (16), Williams (9), McLaren (8), Lotus (7) y Mercedes (6). Seis también son las victorias que lleva Valtteri Bottas en Fórmula 1, que salió de su estado abstracción y sumó un triunfo que no obtenía desde el GP de Baku. El finlandés agravó el error de Vettel con una excepcional salida y condujo a la perfección hasta la línea de meta. Solo tuvo un momento de preocupación cuando vio a Hamilton primero, a nueve segundos y con pocas  intenciones de hacer una segunda parada en boxes. Finalmente, desde el muro hicieron justicia con Bottas y le devolvieron la jugada de Rusia. 

Tan solo faltó el doblete de ‘las flechas plateadas’ para redondear el gran premio. Vettel supo defender bien las envestidas de Hamilton en las últimas vuelta de la carrera, haciendo una nueva demostración de la velocidad punta del Ferrari. El británico tuvo que conformarse con la tercera posición, algo que no le gustó y evidenció con cara de pocos amigos a pie de podio. Ya conocemos a Lewis, es un ganador, un inconformista; aunque no siempre se gana y no todo es tan oscuro como a veces pretende pintarlo. Este podio le permitirá tener el próximo Gran Premio de México la primera bola de partido para su sexto mundial. Para ello, tendrá que sacarle un mínimo de 14 puntos a su compañero de equipo

La afición nipona cuenta con una gran cultura del motorsport y este año tenían muchas esperanzas en ver una buena actuación de su único representante en parrilla. Honda corría en casa, ante su público y con un coche con opciones de luchar por la victoria. Sin embargo, su caballo ganador, Verstappen, fue expulsado de la carrera en la primera curva. Un incidente con Leclerc dejó serios daños en el RB-15 del holandés y se vio obligando a abandonar la carrera. Por su parte, Albon hizo su trabajo, recogió un buen puñado de puntos, acumuló kilómetros con el Red Bull y sigue en la dirección correcta para convencer a Helmut Marko. No obstante, el tailandés todavía no está para ganar carreras o incluso plantar cara a Mercedes, Ferrari y ni siquiera a su compañero de equipo. 

Otro de los nombres propios del fin de semana fue un fantasma mediático, un joven olvidado a lomos de un monoplaza papaya que cada vez irradia más positivismo y esperanza. Sí, ¡Smooth Operator!, sí otra vez quinta posición, sí otra vez… Carlos Sainz. Por segunda carrera seguida, el madrileño exhibió sus dotes y las de un MCL34 más que competitivo. Seguramente en su mejor carrera desde que aterrizó en el Gran Circo, realizó otra salida extraordinario y volvió a poner el eje delantero de su monoplaza por delante del de Hamilton, como en Sochi, pero esa no es su batalla todavía. El ritmo con las gomas superblandas fue bueno, pero con las blandas fue espectacular. Obligó a Albon a exprimir su Red Bull para pasarle en la parada. No pudo hacer lo mismo Leclerc que, con un coche dañado, no alcanzó nunca la estela del McLaren y acabó claudicando. Coche fiable y piloto más fiable. Buenos puntos que le permiten subir a la sexta plaza del mundial, por delante del Red Bull de Albon, y consolida aun más la cuarta plaza para McLaren en el campeonato por equipos

Esta superioridad mostrada en los últimos grandes premios por los de Woking dejan ya al resto de la clase media un escalón por debajo. Ni Toro Rosso, Alfa Romeo, Haas, Racing Point ni Renault pueden seguir el ritmo marcado por Sainz y Norris, que hoy no puntuó. La situación más difícil vuelve a vivirse en la escudería del rombo. Hulkenberg y Riccardo salvaron los muebles tras una clasificación nefasta gracias al baile de estrategias durante la carrera, pero siguen estando muy lejos de su objetivo. Trajeron mejoras para Suzuka que solo han servido para elevar más el estado de crispación en pilotos, equipo y fábrica. Ahora mismo, Renault es un polvorín que mira con preocupación a 2021. No está confirmada su presencia como equipo de Fórmula 1. Todo dependerá de lo que sucede en 2020, último año de la vigente reglamentación. 

Deja un comentario