Menú Cerrar

Previo GP EEUU 2019: El rancho de Hamilton y las 100 de Sainz

En plena celebración de Halloween en el lejano oeste, la Fórmula 1 aterriza en Estados Unidos con el título de pilotos a punto de rubricarse. Tras una victoria servida en bandeja en México ante el enésimo error de Ferrari, Lewis Hamilton está a un paso del sexto entorchado en la máxima categoría del automovilismo mundial. Esta nueva oportunidad le llega en el United State Grand Prix, uno de los circuitos más propicios para su pilotaje y rancho privado del británico desde la vuelta del Gran Circo a suelo norteamericano en el año 2012. Tan solo Vettel, en 2013, y Raikkonen, el año pasado, han privado a Hamilton de un botín mayor en Austin (Texas).

El idilio de Hamilton con Estados Unidos viene de lejos. En 2007, su año de debut en la Fórmula 1, consiguió la segunda victoria de su vida en el mítico trazado de Indianapolis, superando en un ajustado duelo a Fernando Alonso. Tras aquella carrera el Gran Circo se despidió de Norteamérica cinco años. Fue en 2012, de mano de Bernie Ecclestone, la influencia técnica de Hermann Tilke y las sugerencias de una leyenda del motociclismo como Kevin Schwantz, cuando el circuito tejano llegó al calendario para quedarse. Gusta a aficionados y pilotos. Y es un reto técnico para equipos e ingenieros. Pero por encima de todos, el retorno a Estados Unidos tuvo un gran benefactor: Lewis Hamilton.

Cinco victorias en siete ediciones, convierten Austin en el tercer trazado más exitoso para el británico (siete en Hugaroring y seis en el Gilles Villeneuve). Por ello, qué mejor sitio para celebrar el sexto título. Sí, parece pretencioso hablar de título cuando todavía no se han disputado si quiera los primeros entrenamientos libres. Sin embargo, la fiabilidad del W09, los errores de los rivales en carrera, el tipo de circuito y los guarismos necesarios para ser campeón parecen ir a favor del inglés. Tal es así que si consigue sacar cinco puntos de distancia el próximo domingo a Bottas, el otro aspirante al título, se situará a un único campeonato del récord absoluto de Michael Schumacher. Palabras mayores.

Austin, circuito continuista

Situado a escasos kilómetros de Austin, el United State Grand Prix es un circuito que mantiene la tendencia continuista de los últimos trazados: zonas muy viradas y sectores de largas rectas. Es un ejemplo más de un circuito Frankenstein. Las enlazadas del primer sector recuerdan a las de Suzuka y Silverstone, mientras que el inicio del tercer sector mantiene cierta similitud con la famosa curva ocho de Estambul. No obstante, el corazón, aquel que desprende la personalidad de este trazado, es la curva 1: una ascensión de 40 metros que culmina en un ápice que pone a prueba el control de los pilotos sobre los monoplazas.

Es, por tanto, una cita que mantendrá la línea de Spa, Rusia y México. Partes dominadas por Ferrari y otras en las que Mercedes y Red Bull mostraran su dominio. El United State Grand Prix obliga a los ingenieros a lograr una puesta punta equilibrada en el monoplaza debido a la alternancia de cargas aerodinámicas que demanda el conjunto del trazado.

Parece que la pole no estará tan definida y Ferrari podría verse superado por Mercedes y Red Bull, que van con más carga en sus coches. No obstante, no hay que descartarles de la pomada el sábado, donde han demostrado estar un escalón por encima del resto: llevan 6/6 en poles desde el parón de verano. Leclerc es el poleman de este 2019, con 7. El punto negro este año de los de Maranello son los domingos. Si no es la estrategia, son los pilotos, y si no el motor… De cualquier manera, Ferrari se está dando un golpe de realidad porque, en un deporte donde el éxito está en los detalles, saben que tener el coche más rápido no siempre sirve para cumplir los objetivos marcados a principio de temporada. Mercedes es más lento, pero más completo. Resultado: campeón de constructores a falta de cuatro carreras para terminar la temporada y con Hamilton a punto del sexto título de pilotos.

Aún así, Ferrari sabe los que es ganar en Austin. Lo hizo el pasado año con un sorprendente triunfo de Kimi Raikkonen en una dura batalla entre Ferrari, Mercedes y Red Bull. Esto últimos, al igual que sucediera en México, volverán a opositar a todo. Max Verstappen se llevó un duro escarmiento en la cita centroamericana con un error en clasificación y otro en carrera, que le privaron de lograr la tercera victoria consecutiva en el Autódromo Hermanos Rodríguez. En una temporada en la que se estaba ensalzando su madurez, volvió a mostrar esa faceta de piloto impaciente y, en ocasiones, temerario. Se espera que el holandés no sea el único que proporcione puntos a la marca de bebidas energéticas en EEUU, pues Alexander Albon ha explotado por fin su potencial en el cockpit de su RB15. Desde que le subieran a Red Bull, el tailandés a puntuado en todas las carreras y se ha ganado el respeto de Helmut Marko, y quién sabe si el asiento en 2020.

Carlos Sainz cumple 100 carreras en Fórmula 1

Tras el cero de McLaren en México, la pugna por ser el mejor equipo de la clase media se ajusta. Sigue sin entenderse cómo el neumático duro pudo causar tantos estragos en el MCL34 de Carlos Sainz, que apuntaba de nuevo a ser el mejor del resto del mundo en México. Este inconveniente, junto con el abandono de Lindo Norris, le costó a los británicos un recorte de cuatro puntos en la ventaja que le mantienen a Renault. La situación no llega a la categoría de alarmante en Woking porque todavía hay renta, pero el objetivo es la cuarta plaza del mundial y saben que todavía no está asegurada. Racing Point ha crecido mucho desde el verano y Toro Rosso cuando asoma la cabeza, asusta. Respecto a Renault, no se le espera salvo alguna brillante actuación personal de Riccardo.

No obstante, los británicos tienen motivos para seguir sonriendo. Casi todo les está saliendo a pedir de boca, como a Carlos Sainz. El madrileño cumple en Austin la redonda cifra de 100 grandes premios en Fórmula 1. Un sueño hecho realidad para un niño que siempre nació, creció y soñó con las carreras. Lejos queda ya la sombra de dos figuras que marcaron su apuesta por el motorsport como son las de su padre, Carlos Sainz, doble ganador de Rallies; y Fernando Alonso, ídolo y bicampeón del mundo de Fórmula 1. Se ha forjado su propio nombre y carrera a base de victorias y de madurez.

Dio el salto a la Fórmula 1 con su victoria en la World Series Renault. Formó parte de la escuela de talentos de Red Bull, por lo que en el año 2015 completó la alineación de Toro Rosso junto a un tal Max Verstappen de compañero. Con 21 años, muchos le veían como el sucesor de Fernando Alonso pero la apuesta en el segundo equipo de Red Bull por el holandés, ensombrecieron muchas de sus actuaciones. No obstante, en cada temporada Sainz mejoró sus números y completó memorables carreras a pesar de la debilidad del Toro Rosso. Ello le abrió las puertas de Renault. Hizo lo suficiente para quedarse y convertirse en el piloto número uno del equipo francés, sin embargo el fichaje de Ricciardo forzó su salida.

Renault parecía una buena apuesta de futuro y Mclaren todo lo contrario. Quién le iba a decir un año después que la decisión de trasladarse a Woking sería la mejor tomada hasta la fecha en el Gran Circo. No solo ha demostrado este año ser un piloto bueno y fiable, sino que esa madurez de la que tanto se hablaba en sus inicios le ha llevado a liderar un proyecto deportivo del que ahora se desconoce su techo. La tarea era casi hercúlea: devolver a Mclaren, la segunda escudería más laureada de la historia, a lo más alto. Todavía no se ha completado dicho cometido, pero va por buen camino. Y ello gracias a un Carlos piloto en pista e ingeniero fuera de ella.

Al español le llega este aniversario en un trazado donde siempre ha puntuado y que le encanta. Fue sexto en la edición de 2016 y en el resto ha sido séptimo. Este año apunta a seguir sus propios pasos en tierra lejanas, con objetivos más ambiciosos. Tiene a tiro el sexto puesto de la clasificación de pilotos y el cometido de seguir sumando puntos para mantener al equipo en esa esperada cuarta plaza.

Dicho esto, felicidades Carlos Sainz. A por otras 100.

Los horarios del Gran Premio de Estados Unidos 2019 son los siguientes:

Viernes 1 de noviembre

Entrenamientos libres 1: 17.00h – 18.30h

Entrenamientos libres 2 : 21.00h – 22.30h

Sábado 2 de noviembre

Entrenamientos libres 3: 19.00h – 20.00h

Clasificación: 22.00h – 23.00h

Domingo 3 de noviembre

Carrera: 20.10h (56 vueltas)

Deja un comentario