Menú Cerrar

Previo GP Abu Dhabi 2019: To be continued…

La temporada 2019 ha sido como una buena serie: exponencialmente ha ido ganando en intensidad e interés y justo en el mejor momento toca a su fin. A falta de lo que suceda en 2020, esta temporada que termina será recordada como la vuelta del espectáculo y la emoción a la Fórmula 1. En medio del debate sobre la nueva reglamentación técnica y mecánica que llegará en 2021, la impredecibilidad y el sentido de competición se han adueñado de nuevo del mayor acontecimiento automovilístico del mundo.

Las acciones de Chase Carey y el equipo de Liberty Media están resultando positivas y han vuelto a derivar la atención de espectadores, patrocinadores y accionistas hacia el Gran Circo. Los equipos tampoco se han quedado atrás y han contribuido a ello. La apuesta por jóvenes talentos colma la parrilla y trae consigo un savia nueva, una forma de correr olvidada de esas que engancha, la que invita a los amantes de este deporte a hacerlo con más fuerza todavía.

Y esto es solo el principio. La coyuntura venidera, tejida de manera conjunta por los distintos implicados en la Fórmula 1, aboga por una continuación de lo vivido en 2019. Hay una base sobre la que trabajar y el apoyo e implicación de pilotos, equipos y afición es total. Toca ajustar las máquinas para conseguir que no solo haya tres equipos en la pomada para llevarse las victorias y los campeonatos del mundo. Evidentemente, en 2021 no habrá un cambio radical, salvo sorpresa, y, por tanto, se mantendrá el estatus de Mercedes, Ferrari y Red Bull. Pero cada vez la brecha con el resto de la parrilla se va a ir minimizado, primando a priori el espectáculo.

Todo esto tiene su origen con aquel adelantamiento al límite de Max Verstappen sobre Charles Leclerc en la última vuelta del Gran Premio de Austria. Desde entonces no ha habido prácticamente una carrera aburrida. Sin ir más lejos, hace una semana se vivió la carrera más rocambolesca de la temporada con Verstappen como ganador, acompañado en el podio por el Toro Rosso de Gasly y el McLaren de Carlos Sainz. Las incidencias de los grandes favoritos propiciaron el caos y la diversión a partes iguales. Una lástima que esta sucesión de carreras no hayan tenido cabida en un contexto de pugna por el mundial. Lewis Hamilton ya lideraba con solvencia allá por el mes de junio en el Red Bull Ring.

Con estos alicientes, habrá que esperar al próximo mes de marzo para ver si estos brotes verdes en cuanto al espectáculo perduran. Antes toca cerrar la temporada 2019 en el presuntuoso y magnífico complejo de Yas Marina, en Abu Dhabi. Lugar habitual del fin de campaña en la Fórmula 1 y también de resolución de mundiales. En 2010, Webber, Alonso y Vettel llegaron a la última cita del mundial con opciones de ganarlo, pero una apuesta clara y clandestina de Red Bull coronó al alemán como el piloto más joven de la historia en ganar un campeonato la máxima categoría del automovilismo. En el primer año de la era híbrida, los dos piloto de Mercedes, Lewis Hamilton y Nico Rosberg, se disputaban el título. Con la victoria, el británico se alzó con su segundo título, el primero con Mercedes. Mismo escenario, mismos pilotos y el mismo destino pero distinto resultado. En 2016, Abu Dhabi volvió a dictaminar al campeón del mundo, y lo hizo de nuevo entre los dos pilotos de Mercedes. A pesar de todas las triquiñuelas empleadas por Hamilton en aquella carrera, el campeonato fue a parar al ya retirado piloto alemán.

Desde su aterrizaje en el Gran Circo en 2009, Abu Dhabi ha sido la última carrera del calendario en siete ocasiones. Además, la característica de comenzar las carreras de día y acabar de noche, unido al espectacular juego de luces y ambiente en torno al circuito le convierten en el broche de oro perfecto a una temporada de Fórmula 1. Lewis Hamilton, para variar, es el emir de Yas Marina. Ha ganado cuatro veces, por tres de Vettel y una de Rosberg, Bottas y Raikkonen.

El trazado abudabí también ha rendido tributo a leyendas de la talla de Fernando Alonso. El asturiano decidió el año pasado hacer un punto y seguido en su carrera como piloto de Fórmula 1 para buscar nuevos retos, aquellos que tantos réditos le han dado a lo largo de este 2019: ganador de las 24 horas de Le Mans (2018 y 2019), ganador de las 24 horas de Daytona (2019) y campeón del WEC. En aquella última carrera en Abu Dhabi, Fernando Alonso ponía fin a una trayectoria plagada de éxitos y dos títulos mundiales. Y lo hizo acompañado de sus dos grandes rivales, Hamilton y Vettel, que deleitaron a los aficionados que unos ‘donuts’ en la recta de meta. Quizás no al mismo nivel, pero Abu Dhabi despedirá este año a dos pilotos insignia de la presente parrilla: Robert Kubica y Nico Hulkenberg. El polaco no ha encontrado una apacible senda en su regreso a los monoplazas, mientras que el alemán, contra pronóstico, se queda sin asiento en Renault tras al contratación de Esteban Ocon.

En el plano de la competición, pocos son las cuestiones que quedan por resolver. El tercer puesto del mundial parece tener dueño que no es otro que Verstappen, aunque Leclerc todavía tiene opciones de aspirar al único reducto de éxito que puede cosechar la escudería Ferrari esta temporada. Carlos Sainz, eufórico con el podio en Brasil, buscará repetir o mejorar el sexto puesto del año pasado y cerrar la temporada, ya de por sí buena, como el mejor piloto del resto del mundo. No depende de él únicamente, ya que Gasly y, sobre todo, Albon se lo van a poner muy difícil.

Los horarios para el Gran Premio de Abu Dhabi son:

VIERNES 29 – Libres 1 – 10:00 h / Libres 2 – 14:00 h

SÁBADO 30 – Libres 3 – 11: 00 h / Clasificación 14:00 h

Domingo – Carrera – 14:00 h

 

Deja un comentario