Menú Cerrar

Estos son los nuevos monoplazas de F1 2020

La temporada 2020 ha comenzado con la primera jornada de test en Circuit Barcelona-Catalunya, en la que los equipos han acumulado los primeros kilómetros del año tras un largo invierno de preparación. La estabilidad del reglamento no ha propiciado la creatividad de los ingenieros, que han volcado su trabajo en perfeccionar conceptos maduros y garantes de un buen rendimiento.

Mercedes: W11

La sextacampeona del mundo arranca una nueva temporada con sus objetivos intactos y con un acuciante estímulo: hacer que Lewis Hamilton iguale a Michael Schumacher como el piloto con más títulos mundiales de Fórmula 1. Para ello, la marca alemana ha apostado por una línea muy parecida a su predecesor, el W10, con el que arrasó a sus rivales gracias a su apuesta por la carga aerodinámica. Menos velocidad punta, pero más estabilidad y regularidad. Desde Mercedes creen que es la mano ganadora y por eso han incluido pocos cambios visibles: mayor caída del morro delantero, estrechamiento de los pontones y cierre de las tomas de aire. En definitiva un monoplaza agresivo, ganador y quien sabe si en unos meses, histórico.

Ferrari: SF1000

Si Mercedes disfruta de una estado de ánimo exultante, en Ferrari las aguas discurren por cauces muy diferentes. Relegados a competir únicamente por algunas victorias, la Scuderia lleva años divagando sin un proyecto ganador, con coches que no están a la altura de su historia ni de sus pilotos. En 2019, los test en Montmeló auguraban el derrocamiento de Hamilton y Mercedes en favor del coche más rápido y con la mejor alineación de la parrilla, que unía la experiencia de Vettel y el talento y descaro de Leclerc. Diez meses y 21 carreras después, Ferrari rubricó una de las peores temporadas de los últimos tiempos. Con la lección aprendida, el SF1000 descubre el trabajo que han hecho desde Maranello para obtener un monoplaza más consistente sin perder un ápice de esa potencia endiablada del año pasado. Por ello, hay una gran abundancia de detalles aerodinámicos para reparar esa carencia de carga. Ferrari ha optado por línea ganadoras como las de Mercedes y Red Bull, especialmente en la parte trasera del coche.

Red Bull: RB16

En plena escalada por volver a ser los amos y señores del Gran Circo, Red Bull pone sobre la mesa para 2020 un monoplaza continuista, pero mejorado con los ya habituales detalles de Adrian Newey. En 2019, los austriacos priorizaron la velocidad de Honda por la aerodinámica, y lo pagaron. Se vio un Red Bull desbocado y sin riendas, que solo las manos de Max Verstappen pudieron controlar. Quedaron por delante de Ferrari, pero eso no cumple con las aspiraciones del equipo ni de holandés. Por ello, y sabiendo que la base del año pasado era buena, el departamento técnico se ha dedicado a perfeccionar conceptos ya maduros. El RB16 ofrece novedades en la parte delantera, con un morro más estrecho y una configuración más barroca para suplir esa carencia de estabilidad y carga aerodinámica de su predecesor. No obstante, mantiene intacto el minimalismo de la parte trasera, replicado por gran parte de la parrilla. Pase lo que pase esta temporada Red Bull tiene el futuro en sus manos.

McLaren: MCL35

La escuderia Mclaren tiene el objetivo claro para 2020: seguir creciendo. Han dado con la clave para salir del ostracismo y mirar al futuro con esperanza. Sin duda fue el equipo revelación de la pasada temporada y su meta parece no quedar ahí. Carlos Sainz y Lando Norris, dos ‘pipiolos’ como quien dice, han obrado un milagro que parecía imposible: levantar a una potencia automovilística en la mayor crisis de su historia. De hecho el español logró un meteórico tercer puesto en el GP de Brasil y terminó el mundial sexto por delante del Red Bull de Albon. La arquitectura del MCL35 es más fina y depurada que el MCL34: han afinado el morro, la tapa motor y el alerón trasero. El nuevo McLaren es un evolución de un monoplaza ya de por sí rápido y fiable. ¿Veremos algún podio en 2020?

Renault: RS20

Renault tiene una temporada 2020 por delante de redención. Ni con dos pilotos consolidados en la élite de la Fórmula 1 la marca del rombo consigue salir de un agujero cada vez más profundo. Contrataron a Daniel Riccardo para dirigir un proyecto que devolviera a Renault a los puestos nobles de la parrilla. Sin embargo, la ilusión y confianza generadas han acabado tornado un año después en una auténtica pesadilla, ya no solo por no lograr el objetivo sino por empeorar aun más su situación actual en la Fórmula 1. Los malos resultados han traído consigo problemas y tensiones a la cúpula directiva del equipo y planea el fantasma de la retirada de Renault como constructor a partir del 2021. Por ello, el RS20 se percibe como un ultimátum para la escudería. Desde Enstone se ha seguido una línea continuista en la parte trasera, bastante limpia y ceñida al motor. Donde realmente encontramos cambios es en el morro delantero, más estrecho y en cuya base se ha implementado una capa sustituyendo a los turning vanes para mejorar el agarre del coche.

Racing Point: RP20

Racing Point ha sorprendido a propios y extraños presentando un monoplaza exactamente igual al W10 con el que Mercedes y Lewis Hamilton se proclamaron campeones del mundo. El equipo, recién comprado por Lawrence Stroll, padre de Lance Stroll, ha decidido emular a Mercedes para tener ventaja frente a sus rivales por ser la mejor escudería de la clase media. Sin embargo, esta decisión tiene un gran riesgo y es que las posibilidades de evolucionar el monoplaza serán muy limitadas. Durante las primeras carreras, hasta que lleguen las primeras actualizaciones de piezas, Racing Point sí tendrá una mínima ventaja. Esta estrategia de acopio es parecida a la empleada por Haas y Alpha Tauri.

Alpha Tauri: AT01

A simple vista el AT01 es el monoplaza que más cambios presenta frente a su antecesor,  pues a efectos de marca es un nuevo equipo, con un nombre y colores nuevos. Para los más románticos puede recordar incluso a los BWM de principios de siglo. No obstante, la realidad dice que técnica y visualmente es más parecido al Red Bull de 2019. Siguiendo la tónica del resto de equipos, la parte delantera es donde se aprecian más modificaciones: han estrechado el morro, el ala delantera incorpora el efecto outwash y han limpiado la estructura de los bargeboards.

Alfa Romeo: C39

Alfa Romeo afronta la temporada 2020 en busca de las sensaciones perdidas. Recordemos que el equipo italiano tiene a Ferrari como proveedor de motores y el año pasado se marcó el objetivo de terminar al frente de la clase media de la parrilla. El predecesor C38 se mostró competitivo en algunas fases de la temporada, pero acabó sucumbiendo a la inconsistencia de su rendimiento y a la falta de acierto en el desarrollo del monoplaza. Esa es precisamente la tarea a resolver y para ello Alfa Romeo ha creado un coche prácticamente desde cero. Salvo el sistema outwash del alerón delantero, el resto de coche es complemente nuevo: cambio en el ángulo y posición del triángulo de la suspensión delantera y rediseño de la zona media y trasera del coche.

Haas: VF20

Al igual que Renault, Haas espera que en 2020 todo vuelva a su sitio y, por tanto, que llegue la calma. El equipo norteamericano ha sido un polvorín durante toda la temporada pasada. Las expectativas de rendimiento incumplidas, el paupérrimo nivel Grosjean y Magnussen, y el cisma con Rich Energy han dejado un panorama funesto y un futuro incierto. No es la primera desde la llegada de este equipo al mundial en 2016 que insufla sus objetivos para ganarse la atención de sus rivales. Pero tanto va el cántaro a la fuente, que se rompe. Para este 2020 recupera sus colores originales con los que pretende cumplir el dicho del fénix. En cuanto a la parte técnica, Haas ha apostado por el patrón de arquitectura imperante en la parrilla, buscando una mayor agresividad en las líneas para optimizar el rendimiento.

 

Williams: FW43

Que Williams aparezca en esta lista con el monoplaza presentado a tiempo ya es una primera victoria para ellos. No obstante, no significa que el rendimiento del equipo dirigido por Claire Williams vaya a cambiar. El monoplaza no presenta ninguna novedad, salvo la franja de color rojo con motivo del patrocinio de Rokit. Pero al menos el FW43 es un coche actualizado al diseño previsto en 2020. Técnicamente intercala piezas del año pasado con otras de nueva fabricación. El equipo esta obligado a encontrar un ápice de optimismo si no quiere verse en una coyuntura alejada del Gran Circo a partir de 2021. 

Deja un comentario